Uno de los motivos que llevan a los pacientes a visitar las clínicas odontológicas en Coslada es la llamada halitosis o mal aliento.

La halitosis es un problema frecuente, y puede generar inseguridad en la persona que lo padece. Si el mal aliento es muy acusado, es común la aparición de rechazo social. Además, es posible que la halitosis esté enmascarando algún problema dental, por lo que es muy recomendable visitar a un profesional para determinar la causa.

Desde las clínicas odontológicas en Coslada queremos darte algunas pautas para prevenir la halitosis y disfrutar de una boca fresca.

Una buena higiene bucodental es fundamental para evitar el mal aliento. Es necesario cepillar nuestros dientes después de cada comida, además de realizar una limpieza profesional periódicamente.

La rutina de limpieza oral diaria debe incluir el uso de la seda dental para eliminar los restos de alimentos que pueden quedar entre los dientes. También es recomendable el uso de un raspador lingual. Este sencillo aparato te permitirá retirar el exceso de bacterias que tiende a acumularse en la lengua.

Es importante mantener una correcta hidratación, llevar una dieta adecuada para evitar las digestiones pesadas, y limitar el consumo de café, alcohol y tabaco.

Si, a pesar de llevar a cabo una higiene oral correcta el problema persiste,… ¡cuidado! En ese caso, la halitosis puede estar indicando que algo no marcha del todo bien. Entre las causas que pueden generar mal aliento encontramos:

- Infecciones dentales.

- Caries.

- Sequedad bucal.

- Exceso de sarro.

- Gingivitis o periodontitis.

- Tabaquismo.

- Gastritis.

- Diabetes.

- Enfermedades pulmonares o renales.

En este caso, lo más recomendable es visitar a tu dentista para que haga un diagnóstico y encontrar la solución adecuada. Desde la clínica dental Loclident podemos ofrecerte el asesoramiento que necesitas para que te olvides de una vez por todas del mal aliento.