Actualidad

16/10/2018

Diferencias del invisilign y la ortodoncia tradicional

Diferencias del invisilign y la ortodoncia tradicional

Si estás interesado en saber más acerca del tratamiento de ortodoncia infantil en Madrid, quieres saber mejor las condiciones del tratamiento, duración, pros y contras, posibles problemas a surgir durante el tratamiento y cómo se debe mantener nuestra boca limpia mientras la llevemos puesta, el siguiente post te podrá ser de gran ayuda. Hablaremos sobre las principales diferencias entre la ortodoncia tradicional, es decir, la compuesta por arcos y alambres metálicos, y la ortodoncia invisible, más conocida como Invisalign. A pesar de que se considera un producto más orientado al público adulto, también puede ser llevada por niños que cumplan una serie de características.

La ortodoncia convencional tiene una duración similar a la invisible, ya que eso no depende del tratamiento en sí, sino de la respuesta de cada persona frente a él. Hay personas cuyos dientes se recolocan rápidamente y otras que necesitan más sesiones para conseguir la posición idónea.

Cuando acudas a informarte sobre la ortodoncia infantil Madrid, te podrán decir que ambos tratamientos son efectivos, pero que su principal diferencia radica en dos cosas: estética e higiene. Como bien dice su nombre, la ortodoncia invisible es prácticamente imperceptible a la vista, lo que la hace perfecta para adultos que sientan pudor de llevar ortodoncia.

Su segunda diferencia es que el Invisalign garantiza una higiene dental mucho más efectiva y cómoda. Esto es así porque se puede retirar cuando comemos y nos limpiamos los dientes, mientras que los brackets siempre se mantendrán pegados a nuestros dientes durante todo el tratamiento. Por ello, la higiene de dientes y encías se complica bastante durante todo lo que dure este tipo de tratamiento.

Desde Loclident creemos en la importancia que tiene informar debidamente a todos los pacientes sobre todo lo que suponen los tratamientos de estética dental para que así puedan elegir conscientes de todo lo que puede conllevar.