Actualidad

08/05/2017

El control permanente de la higiene dental

El control permanente de la higiene dental

Los dentistas de Coslada nos caracterizamos por combinar dos características que, como cliente, buscarás: la cualificación técnica y cercanía con el paciente. 

Por lo tanto, los dentistas de Coslada, en nuestras consultas, tratamos de implicarnos, más allá de los productos que les recomendamos, en la resolución de los problemas bucodentales de quienes nos visitan. 

En este sentido, la higiene dental se convierte en una de nuestras máximas preocupaciones. Hay pacientes que no tienen que someterse a intervenciones o correcciones específicas, pero eso no significa que no deban ocuparse de su salud dental. 

La higiene dental es un buen hábito que pasa de padres a hijos, con el inestimable respaldo profesional del odontólogo de confianza. Por eso, es bueno que se avance todo lo posible la primera visita al dentista, la cual puede ser realizada al primer año de edad. Entre el dentista y los padres se encargarán de controlar que la higiene dental del niño o adolescente es la aconsejable. Se trata de edades fundamentales para adquirir hábitos saludables. 

Pero el ciclo no se detiene y la persona adulta tiene que seguir teniendo en cuenta las pautas de higiene dental recomendables. Estas, por otro lado, no se han de dar por aprendidas para siempre. Una cosa es mantener los buenos hábitos y otra cuestión es actualizarlos. En este aspecto, el dentista de referencia puede aportar conocimientos sobre nuevos productos (cepillos eléctricos, dentífricos adaptados a las carencias del paciente...) o técnicas (como las de cepillado o uso del hilo dental). 

Asimismo, no hay que descuidar la revisión regular de la higiene dental. Así que es una buena idea no demorar la visita periódica a la consulta del odontólogo (mejor semestral que anual). Y vale la pena aprovecharla para la realización de una limpieza dental. 

Desde el blog de Loclident, esperamos que este texto te haya resultado útil.