Someterse a una ortodoncia infantil en Madrid es un tratamiento ciertamente habitual en las clínicas dentales que están especializadas en la salud bucodental de los más pequeños. Pero otra de las técnicas más habituales en niños es tener que realizar lo que se conoce como pulpotomía, un tratamiento que sólo se realiza en dientes temporales de leche, que consiste en eliminar parte de la pulpa o nervio del diente, para posteriormente reconstruir la pieza dental.

La caries es la causa que obliga a los padres a llevar a Loclident a sus hijos para someterlos a una pulpotomía. Ahora bien, se trata de un tratamiento que sólo se realiza en los casos en que la caries ya ha experimentado un nivel de profundidad tan alto que ha llegado al nervio del diente. El objetivo de este tratamiento no es sólo acabar con la caries en el diente temporal, casi siempre en molares,  porque al fin y al cabo acabará cayéndose, quitar el dolor o malestar y mantener la estética, sino que sirve para que este problema no acabe afectando al crecimiento del diente definitivo en el futuro y, en general, para prevenir futuras complicaciones odontológicas.

Al igual que la ortodoncia infantil en Madrid, se trata de un tratamiento indoloro para los niños, ya que se realiza con anestesia y que se puede hacer perfectamente en una sola sesión en la clínica de odontopediatría, aunque la rapidez o no dependerá del estado del diente.

Es una técnica frecuente, pero siempre hay que valorar si es necesaria, ya que al ser piezas que los niños van a cambiar, hay que valorar si queda mucho para dicho cambio, porque si queda poco, bastará con extraer la pieza, mientras que si todavía falta, hay que hacer la pulpotomía.